PUT o K-PUT: El tiro de gracia o la resurrección de un muerto

Ha surgido nuevamente discusión pública en torno al Plan de Usos de Terrenos de Puerto Rico (PUT), que lleva años gestándose por parte de la Junta de Planificación de Puerto Rico (JP).  El PUT intentaría darle a Puerto Rico entero una base para la planificación del país, que hasta el momento ha tenido planes que atienden principalmente las zonas urbanas de sus 78 municipios y alguna que otra área especial.

La renovada atención se debe en parte a la publicación reciente del volumen número 18 de la Revista Entorno, publicada por el Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico (Colegio) y dedicada al PUT (http://www.caappr.org/index.php?node=1118).  Incluidas en ese número están una serie de recomendaciones que hace el Colegio como institución al proceso de desarrollo del PUT.  El lanzamiento de ese número de la revista se hizo simultáneamente con un conversatorio público sobre el tema del PUT, celebrado el 7 de septiembre de 2011 y en el que participaron el gobierno y diversos sectores de la sociedad.

A pesar de las mejores intenciones de todas las partes, falta en la visión de la JP, y hasta en las propias recomendaciones que hace el Colegio, una perspectiva de paisaje que integre todos los temas materia de planificación y permita producir un verdadero plan integral para el desarrollo de Puerto Rico.  Es importante anotar que por paisaje se entiende el complejo interoperante de todos los sistemas naturales, edificados (culturales) y sociales de un territorio particular.

La perspectiva de paisaje produciría una visión físico-espacial de lo que se quiere conservar y mejorar como el armazón imprescindible de apoyo a la vida para el desarrollo de Puerto Rico.  Para imaginarnos lo que sería ese “armazón paisajístico” podríamos preguntarnos: ¿Qué elementos de nuestros ecosistemas y sistemas culturales-edificados se necesitan conservar y mejorar por ser esenciales a la vida presente y futura del pueblo puertorriqueño?  O dicho de otra forma, ese armazón o estructura paisajística fundamental es la estructura de apoyo a la vida sin la cual no habría un futuro Puerto Rico.  Y, ¿cómo se llega a ella o cómo se define?  Pues analizando los elementos del paisaje que son esenciales a la vida en su definición más amplia: los sistemas fluviales principales, las zonas de endemismo mayores, los elementos florísticos y fáunicos críticos, las infraestructuras fundamentales para el funcionamiento de la economía puertorriqueña actual y futura, los lugares históricos que nos dan identidad como pueblo, los enlaces funcionales esenciales entre todos esos elementos, etc., etc.

Esta perspectiva del paisaje, según lo entendemos hoy, es el único marco conceptual que nos abre a la posibilidad de salvar a la sociedad humana y al resto de la naturaleza a la vez porque permite un rol armónico o complementario para lo “natural” y lo edificado en una gama sin fin de posibles interacciones y ontologías – desde la “naturaleza virgen” hasta el Cyborg paisajístico de la infraestructura verde.  Lo revolucionario de esta visión es permitir múltiples formas de existir o de ser (ontologías) para la naturaleza, eliminando de una vez y por todas la dicotomía cultural tradicional en Occidente de naturaleza vs. sociedad humana.

El marco conceptual paisajístico de por sí asume que lo humano es natural y lo que se propone es tratar integralmente lo humano con el resto de la naturaleza.  Esto no significa abandonar lo humano en favor de lo “natural” sino reconocer que lo humano dentro de lo natural es capaz de aceptar múltiples significados y ontologías, aunque siempre partiendo del mayor bien común o general, incluido el mayor “bien” o “salud” de la “naturaleza”.  Implica también aceptar que habrá límites para el crecimiento del impacto o huella humana y que habrá límites también sobre lo que se pueda conservar, pero siempre sobre la base de una funcionalidad ecológica fundamental que hay que preservar y mejorar.

Esta perspectiva del paisaje incluye una visión ecológica de la ciudad donde la naturaleza no sea algo que sobre o esté relegada a rincones estilizados o sea una mera decoración para la arquitectura, sino que sea una integrante fundamental de la vida en la ciudad, apoyando la vida humana pero pudiendo existir también por derecho propio, e inclusive encontrando nuevas formas evolutivas de ser en hibridismo con lo edificado.

Por lo tanto, hay que empezar, no por mirar los planos catastrales, sino por decidir qué del paisaje actual forma ese armazón fundamental para existir y qué visión económica y social nos guiará hacia el futuro.  De hecho, tenemos que liberarnos de la esclavitud de planificar pensando sólo en los planos catastrales y a quién afecta tal o cual distrito de calificación.  Tampoco podemos pretender conservarlo absolutamente todo.  De lo que se trata no es de conservar por conservar sino de proyectar el desarrollo de Puerto Rico basado en una visión de lo que queremos y podemos llegar a ser.  Ese proceso podría representarse así:

Obviamente, llegar a esa visión del futuro es difícil, sobre todo en un clima político altamente dividido y cuando tenemos asuntos esenciales, como el estatus político, todavía sin resolver.  Pero no podemos rendirnos, o tendríamos que aceptar nuestra “muerte” colectiva.

No hay justificación para que en un país de sólo 9,000 km2, siendo sin duda alguna el país tropical más estudiado del mundo; contando con acceso a la más alta tecnología en percepción remota, sistemas de información geográfica (GIS), etc.; y contando con capital humano más que suficiente, no podamos producir un plan como el que he esbozado.  El no incluir esta perspectiva de paisaje nos condenará a seguir planificando de la forma usual y a repetir lo mismo del pasado:  planes que son letra muerta ab initio.

Advertisements

About José Juan Terrasa-Soler

JJ is a registered landscape architect, ecologist, and university professor living in San Juan, Puerto Rico. He is a practicing Buddhist and enjoys hiking, nature exploration, amateur astronomy, and fountain pens.
This entry was posted in architecture, arquitectura, landscape, paisaje, Puerto Rico, urbanism, urbanismo. Bookmark the permalink.

2 Responses to PUT o K-PUT: El tiro de gracia o la resurrección de un muerto

  1. sara soler montequin says:

    Te felicito por este articulo…Me siento orgullosa de ti, como siempre…besos Mamita

  2. Pingback: Fwd: PUT o K-PUT: El tiro de gracia o la resurrección de un muerto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s